lunes, 26 de noviembre de 2018

Diabetes y obesidad

La diabetes es una de las principales causas de enfermedad y mortalidad en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, a nivel mundial, habrá más de 300 millones de diabéticos en 2025. Se produce por una afección de la hormona insulina, que por diferentes causas deja de funcionar correctamente. La insulina es una hormona del aparato digestivo, su función es facilitar la entrada de la glucosa a las células para que sea aprovechada como energía. Si esta hormona falla, hace que el azúcar en sangre que proviene principalmente de nuestra alimentación no pueda entrar en las células y, por tanto, comience a acumularse en la sangre.


“La importancia de los buenos hábitos para el tratamiento y prevención de la Diabetes Mellitus”

Existen diferentes tipos de diabetes, pero las principales son la diabetes tipo 1, insulinodependiente y la diabetes tipo2. La primera es una enfermedad autoinmune que aparece fundamentalmente en niños y adultos jóvenes.
Factores implicados en la aparición de la diabetes tipo 1:
  • Predisposición genética
  • Errores en el sistema inmunitario
  • Factores ambientales.
La diabetes tipo 2, no insulinodependiente, es la forma más habitual de diabetes. Se manifestaba en personas mayores de 40 años, en la actualidad aparece a edades más tempranas.

Factores implicados en la diabetes tipo 2:
  • Sobrepeso
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Hábitos de vida no saludables
Relación entre la obesidad/el sobrepeso y la diabetes

En el caso de las personas obesas IMC>30, el riesgo de padecer diabetes es tres veces mayor al de las personas que no tienen obesidad.

La diabesidad (diabetes y obesidad) puede originar diversas complicaciones, Las complicaciones más comunes son los riesgos cardiovasculares, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y síndrome metabólico.

¿Se puede prevenir la Diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2, conocida como la diabetes del adulto, es cada vez más frecuente en edades tempranas. Es posible retrasar e incluso reducir su aparición si cambiamos nuestros hábitos de vida. Estos son algunos consejos:
  • Mantente activo. Es importante realizar un mínimo de 30 min de ejercicio diario. Para quienes tengan problemas de movilidad reducida se aconseja los ejercicios en la piscina o la bicicleta estática.
  • Dieta mediterránea. Cambia tu alimentación, una alimentación saludable rica en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, semillas y proteína de calidad, nos ayudará a prevenir y/o retrasarla.
  • Evita alimentos procesados ricos en grasas y azúcares; embutidos, snaks, bollería, precocinados, etc.
  • Vitamina D. Muchos estudios señalan que la insuficiencia de esta vitamina disminuye la síntesis y secreción de insulina, una hormona clave para el funcionamiento de la glucosa en el organismo. Por ello es importante valorarla mediante una analítica de sangre y suplementar si esta deficitaria.

Si padeces sobrepeso y /o obesidad es un factor a tener en cuenta. Debes acudir a un nutricionista para que te asesore y te ayude a alcanzar un peso saludable. Además, debes controlar el perímetro de tu cintura; si eres mujer, procura que no sobrepase de los 82 cm y si eres hombre, que no supere los 94 cm.

domingo, 25 de noviembre de 2018

Alimentos congelados ¿Son saludables?


Los alimentos congelados pueden ser muy sanos. Esta es una buenísima noticia si eres de los que quieres cuidarte, pero no tienes demasiado tiempo para dedicarle a la cocina.

Pero, hay que tener cuidado, no todos los alimentos congelados sirven. Es importante diferenciar entre los alimentos naturales congelados y los procesados congelados. Estos últimos suelen incluir en su lista de ingredientes grasas, azúcares, aditivos, saborizantes, entre otros. Por este motivo la lectura de etiquetas nutricionales cobra una gran importancia, ya que nos ayuda a hacer buenas elecciones.

Aunque hay productos congelados saludables y aptos para una dieta equilibrada, siempre que se tenga tiempo debemos priorizar su consumo fresco ya que, el alimento congelado ha sufrido modificaciones en cuanto a sabor y textura.




Si eres de los que tiene poco tiempo para cocinar ¡toma nota!

1. Verduras. las verduras congeladas que puedes encontrar en los supermercados, a veces ya cortadas y limpias, son siempre una buena opción. Eso sí, es importante que no contengan aditivos añadidos, generalmente estos congeladas no suelen incluir ni aditivos ni sal, pero debes comprobarlo leyendo la lista de ingredientes.

También puedes congelar tú mismo la verdura, puedes cortarla en trocitos, ya lavada, y congelar en paquetes para tener listo en cualquier momento.

2. Frutas y frutos rojos

Cada vez es más habitual ver en la sección de congelados fruta cortada como fresas, frutos rojos, mango, entre otros. Estas frutas se han convertido en un básico en muchas de nuestras casas, son ideales para incluir en ensaladas, en batidos…. Tanto para adultos como para niños.

3. Pescados congelados

Los pescados y mariscos congelados también son una buena opción ya que por un lado evitamos las intoxicaciones alimentarias y por otro se conservan en gran parte todas sus propiedades nutritivas.


"Ya no tienes excusa para incluir alimentos saludables en tu día a día"


 


jueves, 22 de noviembre de 2018

Comer sano: 5 trucos para que no te cueste hacerlo


Si quieres comer sano pero no sabes por donde empezar, sigue leyendo.
Anota estos 5 sencillos trucos para empezar a poner en práctica y comenzar el camino hacia una vida saludable. 

Imagen vía compfight


1.Fruta, entera SÍ. ¿Eres de los que desayuna todo el día un zumo reciente exprimo? Pues tengo malas noticias para ti. Al exprimir la fruta eliminamos la fibra, dejando un azúcar libre que se absorbe muy rápido a nivel intestinal.  “Toma nota y consume siempre la fruta entera”.

2.Deja de contar calorías y comienza por contar nutrientes y colores.
Es importante elegir alimentos ricos, nutritivamente hablando. “cuenta colores y nutrientes” deja a un lado las calorías.  Es importante que tu plato contenga gran cantidad de verduras, aproximadamente ½ de tu plato, elige verduras variadas de diferentes colores y por supuesto eligiendo aquellas que estén de temporada.  Otra peculiaridad de las verduras es que son la principal fuente de prebióticos. Estos nos ayudan a tener una microbiota saludable, mejorando las digestiones y fortaleciendo el sistema inmunitario.

3. Para los amantes del pan…, ¿Todos valen? La respuesta es no. Es importante elegir un pan de calidad y por supuesto integral. Para ello es importante leer el etiquetado nutricional si vamos a un supermercado(tienen que tener harina integral, levadura y sal ) o preguntar en la panadería de nuestro barrio para que nos asegure que tipo de harina y si es o no integral.

4. Acaba el día con una cena nutritiva y saludable.
Una cena saludable debe estar compuesta por hidratos de carbono bajos en almidón como verduras, proteína animal o vegetal y por supuesto grasas saludables, en forma de aceite de oliva virgen extra, aguacate y/ o frutos secos.

5. ¿Cómo combatir las ganas de dulce? Estamos acostumbrados al sabor dulce, a consumir azúcar a diario. Por ello si queremos cambiar de hábitos hay que dejarlo a un lado, pero, no hay que renunciar a darnos un capricho dulce de forma puntual. ¿Quieres opciones de dulces saludables? Una opción serían las frutas secas, dátiles o dulces caseros elaborados a partir de frutas como el plátano o calabaza, ya que estos aportan mucho dulzor.


martes, 13 de marzo de 2018

TALLER COACHING NUTRICIONAL

¿Quieres cambiar de hábitos? 


¿Te preocupa tú salud y tú peso? 
¿ Estas cansado/a de dietas?
¿Quieres saber las consecuencias que conlleva padecer obesidad?

Este taller es para ti 🍑🍒





Alicia López
Dietista-Nutricionista
Col CV00657

domingo, 14 de enero de 2018

Enero, ¡MES DE CAMBIOS!

El mes de enero, es un mes de muchos cambios y de vuelta a la rutina. Rutina que conlleva reorganizar nuestras vidas. Después de las navidades, comidas fuera de casa y excesos, toca cambiar el chip y reiniciar nuestra vida.

Que os parece si a parte de cumplir propósitos y hacer ejercicio… ¿organizamos nuestra alimentación?

Imagen vía compfight


Si organizamos nuestra alimentación, realizamos un menú y la lista de la compra, evitaremos la improvisación. Muchos sabréis que cuando esto sucede en muchas ocasiones tomamos decisiones poco saludables.

Por todo esto quiero daros cinco consejos (coged libreta y bolígrafo) para que planificar sea una tarea fácil.

· Coge un día de la semana, siéntate tranquilamente y piensa con ayuda del resto de la familia que comidas pueden formar vuestro menú semanal. Para ello puedes utilizarte de las planificaciones semanales o mensuales. (Pincha aquí).

· ¿Empezamos por el desayuno? Si eres de los que desayuna puedes recurrir al post que escribí hace unos días donde os doy las claves para hacer un desayuno saludable (Pincha aquí). Comienza a hacer cambios en el desayuno, si eres de los que desayuna galletas o cereales de desayuno, mi consejo es que comiences por ahí. Hay muchas opciones de desayuno válidas y saludables. Por ejemplo; huevos (sí se puede desayunar huevos, eso sí a la plancha), avena en copos o por otro lado puedes incorporar una pieza de fruta. Este cambio no es solo para ti, compártelo con todos los miembros de la casa.

· Ten siempre comidas preparadas o de rápida preparación. Por ejemplo; purés, sopas, cremas, verduras asadas o hervidas y conservas (verduras, legumbres, tomate, etc.). Si tenemos una base preparada ya tenemos gran parte de nuestra comida o cena resuelta. Además, si recordáis el método del plato de Harvard nuestra alimentación debe estar compuesta en un 50% de vegetales.

· Snacks saludables. Si tienes opciones saludables en casa siempre harás buenas elecciones. Por ejemplo; ten siempre un frutero en la mesa de la cocina para verlo siempre que entremos, llénalo de color y de frutas de temporada. Podemos también tener frutas deshidratadas como pasas, higos o por ejemplo frutos secos. Y si sois cocinitas podéis hacer galletas de avena y barritas de frutos secos. ¡Así sí da gusto picar entre horas!

· Haz buenas elecciones cuando vayas a hacer la compra. Llenar la cocina de productos insanos como bollería, galletas y alimentos procesados en general no es necesario. Estos productos sean light, sin azucares añadidos y/o bajos en grasas son alimentos llenos de grasas saturadas, conservantes, edulcorantes, etc. ¿Y si nos proponemos reducir el consumo de procesados?

¿Empezamos?

Alicia López Lozano
Dietista-Nutricionista
Colegiado 00657